Saltar al contenido (pulsar Return)

Presentación

 Presentación

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es
considerada una cuestión importante para la dirección de las empresas y organizaciones. En
los últimos años el interés por la RSE ha crecido significativamente debido a que se vislumbra
como una herramienta de gestión muy potente, a la vez que las relaciones de las empresas con
sus grupos de interés se han convertido en un aspecto central del debate económico y social
(Freeman, XVIII Congreso EBEN España, Bilbao, 2010)
 
En el contexto actual de crisis, es necesario poner el empeño en demostrar que la aplicación
de la ética y la RSE es rentable, que contribuye a reducir costes, y que puede llegar a ser un
foco de innovación para crear nuevos mercados, productos y servicios. Por este motivo, es
necesario abordar la tarea de transmitir este conocimiento a los profesionales para que tengan
criterio y argumentos para ir avanzando hacia buenas prácticas de RSE, en cómo se han de
planificar y medir estas acciones, cómo gestionar la diversidad, cómo comunicar interna y
externamente, y cómo desarrollar las novedades, innovaciones o tendencias que van
surgiendo día a día en las relaciones con sus grupos de interés.
 
En un entorno globalizado y competitivo como el actual, que se caracteriza por la aparición de
nuevas tendencias, y en el que se producen cambios continuos y profundos basados en la
creación y aplicación de nuevos conocimientos, que a su vez son difundidos a la sociedad con
gran rapidez (Grant 2002), es donde la innovación se convierte en el principal motor de
desarrollo económico, y donde las empresas y organizaciones en general cuentan con un papel
fundamental en este proceso. En este sentido, tiene vital importancia la transmisión de esta
información a la sociedad con los instrumentos de multimedia actuales. Algunos autores
propusieron llamarla “sociedad del conocimiento y la información” (Castells 1995).
 
La implantación de los principios éticos y de las prácticas de RSE en las actividades de
generación de conocimiento e innovación de la empresa beneficia a clientes, proveedores,
instituciones con las que la empresa mantiene acuerdos de colaboración, y a la sociedad en
general, al generarse productos, servicios y tecnologías que se ajustan a sus intereses
concretos.

Los avances tecnológicos, que crecen a un ritmo exponencial, han puesto a la humanidad en la
situación de transformar el mundo y tener un impacto en la configuración de la sociedad
presente y futura, como nunca había sucedido. Este poder requiere ser utilizado con un
sentido de responsabilidad para que vaya a favor de la humanidad y no en su contra. Los
avances tecnológicos abren nuevas e importantes cuestiones éticas que deben ser planteadas
y debatidas.
 
En este XIX Congreso se intentan plantear dos cuestiones básicas:
 
  • En primer lugar, identificar los problemas éticos y de RSE para la dirección de la
empresa en el ámbito de sus decisiones sobre la gestión de las tecnologías, la
innovación, la información y el conocimiento.
 
  • Y por otra parte, analizar la forma de aplicar principios éticos y de RSE a estas
decisiones, lo que debe constituir un nuevo modelo de estrategia empresarial que
afecta directamente a la capacidad competitiva de la organización y al desarrollo
humano de las sociedades.
 
En conclusión, los principios éticos y la RSE son valores asentados en los nuevos modelos de
estrategia empresarial. En un futuro, las empresas más eficientes y responsables, dirigidas por
líderes éticos, tendrán una oportunidad muy valiosa para conseguir que la RSE se implante de
manera coherente en la estrategia de la empresa y contribuya a conseguir eficiencia
económica, a generar confianza e identificación con la cultura de la organización, y se
convierta en un instrumento generador de conocimiento e innovación, y por tanto, en la base
de su ventaja competitiva (Porter y Kramer, 2006).